UN AMBIENTE DE APRENDIZAJE AFECTIVO

Somos una comunidad educativa libre que lleva a cabo un programa de educación biocéntrica destinado a niñas y niños entre los 5 y los 14 años (kinder a octavo básico). Somos un ambiente humano que propicia y fortalece el vínculo afectivo, que impulsa el desarrollo corporal, intelectual, socio-emocional y espiritual de sus participantes. Promueve el juego como recurso primordial de aprendizaje. Reconoce y potencia el rol de la familia como primer educador, otorgando su apoyo y asesoría pedagógica constante y sistemática. Las niñas y los niños aprenden en bases a sus intereses, toman decisiones, investigan, crean, se retroalimentan y construyen, trazando trayectorias educativas auténticas y diversas. Las niñas y los niños se autoeducan, autoforman y autoevalúan, en un contexto de empatía y colaboración. Nuestras clases poseen una modalidad mixta, en la cual tres días a la semana sus encuentros son on line y dos días son presenciales, al aire libre. En Coquimbo, nos reunimos en un centro deportivo ubicado en el sector «Bosque San Carlos». En Santiago, nos reunimos en las comunas de Ñuñoa y Providencia. Nuestras y nuestros estudiantes rinden una vez al año, exámenes de validación de estudios, instancia mediante la cual aprueban los niveles correspondientes al MINEDUC.

NUESTRO EQUIPO

Siempre comprometidxs

Esmeralda Marín

Mg en Tecnología e Innovación Educativa (c). Ed de Párvulos UC, Ed Biocéntrica, Profesora de Biodanza, Facilitadora de Desarrollo Personal. "Me apasiona la educación y su potencial, como medio, para el crecimiento humano y la transformación de la sociedad!"

Marianela Elgueta

Profesora de Educación Física, instructora de Hatha Yoga y Yoga Niños, monitora de Pilates. “Disfruto enormemente el trabajo con los niños y niñas. Me encanta reír, jugar, pintar y bailar”

Jeaneth Harris

Educadora Diferencial, en Trastornos de Audición y Lenguaje. Lenguas de señas chilenas. Talleres cursados en T.E.A y Educación Alternativa. "Disfruto vivenciar la educación como un tiempo de amor. Jugando, reflexionando, dialogando”

Daniel Echeverría

Traductor Ingles-Español, y Pedagogo de Inglés. "Me gusta enseñar de tal forma que los niños y niñas disfruten y entiendan un nuevo idioma de forma fácil y didáctica"

Daniela Acuña

Bilingüe desde siempre! Apasionada por las artes y el baile flamenco. Certificada Tesol. "Saber idiomas me ha permitido sumergirme en aventuras apasionantes como participar en La Nuez, para que niñas y niños disfruten tanto del inglés como yo lo he hecho"

María José Rodriguez

Licenciada en artes, Actriz, Profesora de Teatro, impulsora del sistema Bioteatro. Facilitadora Didacta de Sistema Biodanza y Coach Ontológico. "Disfruto la posibilidad del encuentro y el desarrollo humano, acortar brechas y disponernos desde el afecto hacia los demás".

Marcelo Lorca

Lic en Geografía y Geógrafo. Titiritero y Marionetista. Ed Ambiental, Facilitador de Historia y Geografía. "Disfruto creando. Me gusta jugar, creo que es la forma natural para aprender y crecer"

Luis Hernández

"Docente caracterizado por ser un facilitador del aprendizaje, licenciado en educación en la especialidad de matemática y física"

Valeria Astudillo

"Profesora de Castellano y filosofía y Licenciada en artes. "Siento un profundo amor hacia la pedagogía. Me encanta trabajar con niños y adolescentes desde la literatura y las bellas artes"

EDUCACIÓN BIOCÉNTRICA

La educación biocéntrica fue definida por primera vez por Rolando Toro Araneda, chileno, profesor normalista, psicólogo, con estudios en antropología, poeta y creador del Sistema Biodanza. Él conceptualizaba la educación biocéntrica como parte de un nuevo paradigma, de las ciencias humanas: principio biocéntrico, “la vida al centro”. Su objetivo, es la conexión con la vida. Su metodología, la vivencia.

Según señalaba, la educación biocéntrica tiene como prioridad el desarrollo de pautas internas para vivir y la reeducación afectiva. Lo cual no descalifica la formación intelectual o tecnológica, sino que releva lo indispensable que es estimular, además y sobretodo, los potenciales genéticos que constituyen la estructura básica de la identidad y la conexión con la vida. Por ello, toda la metodología debe estar orientada hacia la conexión con la vida.

La imagen del ser humano propuesta por la educación biocéntrica es la del ser relacional, ecológico y cósmico.

La materia de la educación biocéntrica es la vida. Siendo fundamental en ella, recuperar el sentimiento de sacralidad de la vida y el goce de vivir.

El desarrollo de la afectividad, de la percepción ampliada y de la expansión de la conciencia ética debe tener prioridad absoluta. La educación biocéntrica utiliza como mediación el Sistema Biodanza, a través del cual se expresan e incrementan los potenciales genéticos de vitalidad, sexualidad, creatividad, afectividad y trascendencia.

Algunas de sus finalidades, según Rolando Toro, son:

Cultivo de la afectividad: aumenta la solidaridad, los vínculos de amistad, el feed-back y la empatía, ayudando a superar toda discriminación social, racial o religiosa.

Toma de contacto con la propia identidad y fuerza: ayuda al desafío personal de hacer frente a las dificultades y al coraje para defender sus puntos de vista.

Cultivo de la expresividad y la comunicación: expresar las emociones a través de la danza y del diálogo, fomenta la creatividad artística, poética, musical y plástica; desarrolla la expresión verbal y la comunicación.

Desarrollo de la sensibilidad cenestésica (percepción del propio cuerpo) y la destreza motora: aumenta la fluidez, coordinación, sinergismo y eutonía. Fomento del aprendizaje vivencial mediante talleres, contacto con la naturaleza.

Desarrollo de la conciencia ecológica: excursiones al mar y a la montaña; percepción de la naturaleza con los cinco sentidos y búsqueda del nido ecológico.

Desarrollo y ampliación de la percepción musical y de obras de arte: percepción con los cinco sentidos de situaciones humanas.

Expansión de la conciencia ética.